Finca Parcela 17 en la vereda Clarete
Plantación de Morera Finca Parcela 17 en Vereda Clarete, cerca a Popayán.

Se conoce a la La ruta de la seda como el posicionamiento de la red comercial, cultural y política que logró China en países del Asia, Africa, en subcontinente Indio y Europa. Un arduo trabajo que les llevó desde el siglo I A.C hasta el siglo XV.

La historia de La ruta de La seda en el Cauca, es más reciente. A finales de la década de los 80´s, la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia buscó una alternativa para reemplazar el cultivo del café por otro que fuera rentable, porque la crisis cafetera ocasionada por la roya golpeó fuertemente esta actividad.

El inicio de la actividad sericultora en el Cauca, Colombia

Timbio calificó con un clima ideal para el cultivo de la morera y para la cría de gusanos de seda. De esta forma mediante diferentes gestiones y con la ayuda de diferentes entidades y gobiernos de diversos países, se fue sustituyendo el cultivo del café por el de la morera.

Los campesinos vieron en la actividad de la sericultura una posibilidad de subsistir. A través de estos 30 años son muchos los altibajos que las personas que se dedican a trabajar en esta cadena de valor han sufrido.

La competencia

Hacia el 2005 el precio de la seda producida en La China bajó estrepitosamente, ocasionando que los productos en seda bajaran los costos y se consiguieran a precios con los que era imposible competir. En ese momento la actividad dejó de ser rentable para los campesinos del Cauca y comenzó una época de declive en la producción de morera y por lo tanto en la cría de gusanos reflejada en la baja producción de seda.

Desde ese momento a hoy, son varias las familias que han optado por dedicarse a otras labores. Conocí 300 familias dedicadas a la actividad en ese entonces, ahora la actividad está representanda en aproximadamente 60 familias.

El renacer de la seda en Colombia

Carolina Marín y Marisela Piamba, exponiendo sus diseños

Y es que Timbio es la cuna de la sostenibilidad de la seda. La mayoría de  mujeres y hombres que han decidido seguir con esta actividad que los enamora, se han unido en Corseda, una asociación que les permite trabajar unidos.

Entonces han creado la ruta de la seda, un destino turístico único para apreciar el cultivo de la morera, la cría de gusano (depende la temporada); transformación de capullo en filamentos de seda; tintorería natural (con plantas de la región); tejeduría y por supuesto, la posibilidad de adquirir estas maravillosas prendas.

Los caminos que conducen a la seda

Treinta años pueden representar muy poco frente a los siglos que duraron los Chinos posicionando la ruta de la seda, sin embargo representan toda una generación dedicada a la sericultura, hecha a mano, sin descanso a pesar del entorno, una posibilidad de vivir dignamente con lo que apasiona a este grupo maravillose de personas. Los dejo con el lema de la asociación

Corseda es arte, Corseda es pasión, Corseda es paz.

Visitemos la ruta de la seda!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *