Los pueblos indígenas hemos podido ocultar nuestra identidad porque hemos sabido resistir

Rigoberta Menchú
Mujeres indígenas Wayúu de espaldas, Liz Fetiva, Guajira, Colombia 2018

Historia: Un poco del pasado para entender el presente

Me enteré de que a la llegada de los españoles, en la península Guajira existían varios grupos indígenas: Enealaes, Cocinas, Macuiras, Canos, Guanebucanes, Anatos, Caonaos, Caquetíos, Paraujanos y Wayúus, todos ellos mermados por las enfermedades y la esclavitud fueron flaqueando y desapareciendo poco a poco en la península Guajira a exepción del pueblo aguerrido a la supervivencia: los Wayúu.

Resistencia a través del tiempo

En realidad, siento que han resistido a todo; encontré referencias sobre la existencia de  un ecosistema perlero que fue explotado entre 1536 y 1967. Los indígenas eran esclavizados como buzos para extraer las perlas. Esta actividad hizo que se presentaran asaltos en La Guajira de corsarios, piratas como Drake y Hawkins, filibusteros, bucaneros, españoles y corsarios.

La actividad militar de los conquistadores enfrentando a los indígenas también contribuyó a la desaparición de los mismos. Sinembargo los Wayúu no se doblegaron, a tal punto que en 1772 la Corona Española encomendó a Antonio Arévalo la pacificación de la península.

Supervivencia

Cuál fue la estrategia de supervivencia Wayúu? Adaptación? Permanecer unidos? Algunos historiadores hacen referencia a la práctica del contrabando. Se dice que tal vez aprovecharon las tensiones de los diferentes actores de la península, españoles enfrentados a otros europeos como holandeses e ingleses interesados en sacar el mejor provecho de La Guajira. El contrabando se incrementó una vez escaseó el comercio de perlas en la península y los arijuna, (como llaman los Wayúua los blancos que significa conquistador, persona extraña, irrespetuoso de las normas Wayúu), se unieron a ella. Posiblemente como consecuencia de este hecho, la provincia de Riohacha fue declarada “reino libre de los indígenas guajiros

La Guajira ha visto pasar la bonanza de algodón (1967), bonanza marimbera (1979-1980) y la más reciente (desde 1980), la del carbón en el cerrejón: 69.000 hectareas a cielo abierto.

No puedo afirmar qué de bueno han dejado estas bonanzas, porque en realidad una vez que estuve en La Guajira, no me es imposible entender cómo pueden seguir adelante los indígenas Wayúu, cuando se nota que sus recursos se han ido mermando.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *